¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal es un problema de salud abdominal muy común entre las mujeres, que sí tiene solución

ÍNDICE DE CONTENIDOS

 

  1. ¿Qué es la diástasis abdominal?
  2. ¿Qué le ocurre a la pared abdominal durante el embarazo?
  3. ¿Cómo saber si tienes diástasis?
  4. ¿Qué causa la diástasis abdominal?
  5. ¿Como sé cuántos centímetros mide mi diástasis?
  6. ¿Qué provoca la diástasis abdominal?
  7. ¿Cómo se cura la diástasis?

1. ¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal se produce cuando los músculos rectos del abdomen de separan por debilidad del tejido que los une. Este tejido de unión entre los músculos rectos se llama línea alba. La línea alba está formada principalmente por colágeno y si se ve elongada se debilita y adelgazada (Imagen 1). Se define como una línea alba normal aquella que no supera los 22 mm de anchura 3 cm por encima del ombligo y los 16 cm de anchura 2 cm bajo el ombligo. Otras definiciones tienen en cuenta la forma de la alteración abdominal. Afecta a un porcentaje alto de las mujeres embarazadas y permanece después del parto en el 35-70% de las mujeres. También se ha observado en un 39% de las mujeres con histerectomía previa y en un 52% de las mujeres menopáusicas con problemas urogineccológicos.

2. ¿Qué le ocurre a la pared abdominal durante el embarazo?

Durante el embarazo la forma geométrica del abdomen cambia completamente. Se distienden sus paredes y se redondea la forma del perímetro (ESTUDIO). A pesar de estos cambios las funciones que dependen de la pared abdominal deben mantenerse intactas (Imagen 2). La expansión del útero afecta no sólo a la forma del abdomen si no a la posición de la columna lumbar (aumenta la lordosis). Esto elonga los ligamentos, los músculos abdominales y los ángulos de las palancas musculares que desarrollan el trabajo muscular. Muchos de estos cambios no se revierten completamente después del parto resultando en distensión de la musculatura y tejidos blandos del abdomen. Esta lesión de los tejidos produce debilidad muscular, flacidez de la línea alba y la aparición de la diástasis abdominal.

3. ¿Cómo saber si tienes diástasis?

Un abdomen con diástasis de rectos se identifica por la aparición de un abultamiento alargado vertical en el centro del abdomen.  Éste se hace más evidente cuando, al permanecer tumbado, el paciente se incorpora haciendo esfuerzo abdominal (Imagen 3a). Habitualmente la diástasis es más pronunciada por encima del ombligo.  Además, es fácil ver la separación entre los dos músculos rectos del abdomen en pacientes delgadas con poca grasa abdominal (Imagen 3b). Por último, la aparición de un bulto o depresión no son las únicas manifestaciones de una diástasis abdominal, también lo es la presencia continua de un abdomen distendido o hinchado que traduce la debilidad completa de la pared abdominal y no sólo de la línea alba (Imagen 3c).

4. ¿Cómo se cuántos centímetros mide mi diástasis?

Una forma sencilla de autoevaluación de la diástasis es permanecer tumbado y levantar la cabeza haciendo un “crunch” abdominal. En esa posición palparemos el borde interno de los músculos rectos a la altura del ombligo. (imagen 4). A continuación, marcaremos con un rotulador los puntos localizados a ambos lados del ombligo. Ya en posición relajada, pero aún tumbado, se puede medir la distancia entre ambos puntos para tener una medida aproximada de la diástasis de rectos abdominales. Sin embargo, la valoración de la presencia de la diástasis abdominal debe ser confirmada por un profesional de la pared abdominal que generalmente apoyará su diagnóstico de una prueba de imagen.

5. ¿Qué causa la diástasis abdominal?

Sus causas más comunes son los aumentos de volumen y presión abdominal como el embarazo o la obesidad. También causas secundarias que debiliten la línea alba como cirugías abdominales previas. Se puede comparar la línea alba con el elástico de unos pantalones que después de mucho uso ya no se ajustan a la cintura por perder elasticidad. Así mismo el colágeno y la reticulina del tejido conjuntivo de la línea alba se distienden y pierden elasticidad no pudiendo contener el perímetro abdominal.

La causa que predispone la aparición de la diástasis, incluso de hernias en la línea alba, parecen ser la presencia de una línea alba débil previamente. Estudios en cadáveres han encontrado tres tipos de líneas alba: débil, intermedia y compacta en base a la densidad y grosor de las fibras. Los tipos débil e intermedio estaban más relacionados con la aparición de hernias de la línea alba. Otros autores han demostrado que la composición del tejido de la línea alba también es fundamental para la aparición de la diástasis abdominal. El colágeno de tipo I y de tipo III disminuido tiene un papel fundamental en el desarrollo de la diástasis de rectos. (Imagen 5).

6. ¿Qué provoca la diástasis abdominal?

La diástasis de músculos rectos es más que sólo la aparición de un bulto en el centro del abdomen. La manera en la que afecta la diástasis abdominal se puede separar en dos aspectos.

El primero es que debilita la estructura de la pared abdominal. La pared abdominal consta de 4 pilares que ayudan a mantener el torso erguido durante los movimientos diarios:

  1. Los músculos rectos abdominales
  2. Los músculos oblicuos y transverso, derechos e izquierdos
  3. La musculatura lumbar y el musculo psoas.

Si una de estas “columnas” se debilita obliga a las demás a asumir el esfuerzo que deja de realizar la zona débil. Esta sobrecarga sobre el resto de músculos puede justificar la aparición de dolor lumbar y abdominal en pacientes con diástasis de rectos.

 El segundo aspecto es que el abdomen actúa también como un “fuelle”. Con la contracción conjunta de toda la cavidad abdominal se transmite la presión necesaria para orinar, defecar, toser, estornudar, etc. Cuando una o varias de las paredes de este “fuelle” esta débil se produce una contracción paradójica. Es decir, todas las paredes se contraen, pero la débil, la diástasis abdominal, se dilata produciendo una pérdida de presión. Por lo tanto, se obliga al resto de la musculatura a ejercer esfuerzos mayores para obtener el resultado necesario. Es fácil de entender si pensamos en los muñecos antiestrés y como al apretarlos con la mano se escapan “los ojos” al ser la zona débil del muñeco (imagen 6). Este mecanismo puede explicar la aparición de síntomas relacionados con el suelo pélvico, estreñimiento, digestiones pesadas, etc.

que es la diástasis gif

Analogía con un muñeco antiestrés del comportamiento de la línea alba durante la contracción paradójica.

7. ¿Cómo se cura la diástasis?

La diástasis abdominal supone una lesión de los tejidos blandos del abdomen. Esta lesión propicia una atrofia de los músculos abdominales y la sobrecompensación patológica de la musculatura lumbar y del suelo pélvico. El tratamiento debe ir enfocado a corregir la lesión y rehabilitar la atrofia muscular. Sólo un abordaje multidisciplinar de varios profesionales expertos de la pared abdominal puede reparar la lesión, hipertrofiar la musculatura y rehabilitar la función abdominal (imagen 7). Generalmente como expertos de la pared abdominal encontramos a fisioterapeutas especializados, que valoran la función y la rehabilitación de la pared muscular.

También existen cirujanos especialistas en pared abdominal que pueden valorar la presencia de diástasis con un tamaño patológico y la presencia de hernias asociadas e indicar la reparación quirúrgica de ellas. Es importante buscar y acudir a fisioterapeutas especialistas en pared abdominal, así como, confiar una cirugía de pared abdominal a un cirujano especialista en esta patología con especial ejercicio en hernias, eventraciones y diástasis abdominal. Además, actualmente un cirujano experto en pared abdominal debe poder ofrecer soluciones mínimamente invasivas (endoscopia y laparoscopia) a los problemas de pared abdominal de sus pacientes.

 

Ayúdanos a divulgar esta información

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar