anatomía de la pared abdominal

Anatomía de la Pared Abdominal

Clásicamente se ha estudiado la pared abdominal, prácticamente reduciéndola a su mínima expresión. Ésta se basaba en su papel de habitáculo para el contenido intrabdominal. Posteriormente, los profesionales de la fisioterapia, rehabilitadores y entrenadores físicos se centraron en su función motora, pero nada más lejos de la realidad.

La pared abdominal, en su conjunto, funciona como un engranaje complejo que debe coordinar muchas funciones. Entre ellas, está la estabilización del tronco y su movilización, los movimientos respiratorios, ejercer las presiones para la micción, defecación, tos y participar en la continencia urinaria y fecal. Además tiene una configuración muy especial, ya que, Sólo hay que observar que tiene la mayor proporción de músculo/hueso de todo el cuerpo. Por ejemplo, los músculos rectos poseen varios vientres musculares con posibilidad de contracción independiente de los demás (ESTUDIO).

Limites de la pared abdominal

En primer lugar, podemos comenzar por delimitar la propia pared abdominal. Para ello, pensemos en la pared abdominal como en un cilindro que une el tórax y la pelvis (Imagen 1). Los límites de este cilindro son:

  • Superior: los últimos arcos costales, el apéndice xifoides y las uniones condrocostales.
  • Inferior: borde superior de la pelvis
  • Posterior: las apófisis transversas de las vértebras lumbares.

limites de la pared abdominal
Imagen 1: Analogía de la pared abdominal como un “cilindro” y sus límites en el reborde costal y la cresta iliaca.

Sin embargo, este esquema es demasiado simplista, por lo que, debemos complicarlo para entender más la anatomía. Por ello, ahora transformaremos ese cilindro entre el tórax y la pelvis en un cubo. Este cubo tiene seis caras:

  • Anterior (Imagen 2a): músculos rectos, piramidal y línea alba.
  • Laterales derecha e izquierda (Imagen 2b): músculos oblicuos externo e interno y el músculo transverso del abdomen.
  • Posterior (Imagen 2c): músculo cuadrado lumbar y el músculo psoas.
  • Superior: el diafragma.
  • Inferior: musculatura del suelo pélvico.

limite anterior de la pared abdominal
Imagen 2a:  Anatomía de la pared abdominal anterior y su analogía con el “cubo abdominal”

laterales derecha e izquierda pared abdominal
Imagen 2b: Anatomía de la pared abdominal lateral e inferior y su analogía con el “cubo abdominal”

limite posterior pared abdominal
Imagen 2c: Anatomía de la pared abdominal posterior y su analogía con el “cubo abdominal”

Músculos de la pared abdominal

Ahora que ya podemos orientarnos en la pared abdominal vamos a repasar los músculos que la componen:

Recto del abdomen

Se trata de dos músculos, uno a cada lado de la línea media corporal. Son largos y gruesos. Discurren desde la parte inferior del tórax hasta el pubis. Están envueltos en una vaina que los recubre formada por dos hojas: una anterior y otra posterior. Poseen tres o cuatro intersecciones tendinosas (que les dan la famosa imagen de “tableta”). Se trata del músculo más importante para flexionar el tronco (Imagen 3a y b).

Piramidal

Es un músculo pequeño y triangular que se encuentra en la zona inferior del recto del abdomen y que está ausente en aproximadamente el 20% de la población. Se origina en el pubis y se inserta en la línea alba por debajo del ombligo (Imagen 3a).

Musculo recto pared abdominal
Imagen 3a: Musculatura superficial de la pared anterior abdominal

Oblicuo mayor o externo

El músculo oblicuo externo es el más superficial de los tres músculos laterales. Además, es el más grueso de los músculos laterales y el más potente. Nace de los últimos ocho arcos costales entremezclado con fibras del serrato anterior y del dorsal ancho. Desciende oblicuo de arriba a abajo y de fuera hacia el centro del abdomen. Su parte aponeurótica forma el ligamento inguinal desde la espina ilíaca anterosuperior hasta el tubérculo del pubis (Imagen 3a).

Su aponeurosis se une con la del oblicuo interno y pasa por delante del recto del abdomen; sus fibras se entrecruzan en la línea media con las del lado opuesto y contribuyen a formar la línea alba, por ello la diástasis abdominal no es un problema único del centro del abdomen (Imagen 3b)

Oblicuo menor o interno

El músculo oblicuo interno se encuentra entre el músculo oblicuo externo y el transverso. Se origina en el tercio lateral del ligamento inguinal, en los dos tercios anteriores de la cresta ilíaca así como, en la fascia toracolumbar. Su camino es el contrario al oblicuo mayor de abajo a arriba y del centro hacia la zona lumbar (las fibras de ambos musculos dibujan una X). Al llegar al la zona superior del recto del abdomen, su aponeurosis se divide en dos hojas: anterior y posterior y en la inferior forma únicamente la hoja anterior de la vaina de los rectos (también se ve afectado por la diástasis) (Imagen 3a y b).

Transverso

El músculo transverso del abdomen se encuentra en la zona mas interna de la pared abdominal y sus fibras son totalmente horizontales (Figura 1.4). Es muscular en la mitad lateral de la pared abdominal y su recorrido va desde la columna vertebral y su aponeurosis, se fusiona con la parte posterior de la aponeurosis del oblicuo interno y la línea alba (de nuevo la diástasis tiene un papel sobre el transverso) (Imagen 3 b).

musculo recto pared abdominal
Imagen 3b: Relaciones de la musculatura de la pared abdominal y musculatura profunda. MRD: músculo recto derecho. MRI: músculo recto izquierdo. MOED: músculo oblicuo externo derecho. MOEI: músculo oblicuo externo izquierdo. MOID: músculo oblicuo interno derecho. MOII: músculo oblicuo interno izquierdo. MP: músculo pectineo. VRD: vaina del recto derecho. MTD: músculo transverso derecho.

Importancia del impacto de la diástasis

En este punto merece la pena detenerse a entender, como la debilidad de la línea alba es en realidad, una debilidad de todos los músculos laterales en su inserción en la línea alba. No debemos focalizar nuestros esfuerzos únicamente en la separación de los músculos rectos. Proporcionalmente, la función de los músculos rectos se afecta mucho menos que los laterales. Es por ello que la cirugía de la diástasis consigue recolocar en su lugar a todos los músculos implicados: rectos del abdomen, oblicuos mayor y menor y transverso

Músculo cuadrado lumbar

El cuadrado lumbar es un músculo plano y cuadrilátero que está situado entre la última costilla y la cresta ilíaca.

Músculo iliopsoas

El músculo iliopsoas lo forman dos músculos: el músculo ilíaco que se origina en la fosa ilíaca y el músculo psoas mayor que nace de la 1ª a la 4ª vértebra lumbar.

Las fibras descienden para unirse a las del músculo ilíaco y formar el tendón de inserción sobre el trocánter menor. (Imagen 4)

anatomia de la pared abdominal lumbar
Imagen 4: Musculatura de la pared abdominal posterior. MCLD: músculo cuadrado lumbar derecho.  MCLI: músculo cuadrado lumbar izquierdo. MPD: músculo psoas derecho. MPI: músculo psoas izquierdo. MID: músculo iliacio derecho.  MII: músculo iliacio izquierdo.

Diafragma

Es un músculo plano y delgado que, a modo de techo de la cavidad abdominal la separa de la cavidad torácica. Su origen del diafragma es el perímetro inferior del tórax (a lo largo de las vértebras lumbares, costillas y esternón).

Tiene una parte periférica muscular y un tendón central. (Imagen 5)

anatomia de la pared abdominal diafragma
Imagen 5: Musculatura de la pared abdominal superior. Diafragma.

Conclusión

Hemos hecho un repaso esquemático por la anatomía de los músculos de la pared abdominal. Sin embargo, a pesar de no haber profundizado en aspectos muy técnicos, se puede ver la complejidad que conlleva. Se trata de varios músculos interconectados en varios planos con acciones sinérgicas y coordinadas. Un engranaje perfecto que puede verse alterado si alguno de sus componentes no funciona correctamente. En este sentido, la diástasis altera varios componentes como ya hemos visto anteriormente.

Por ello es importante corregir todas las alteraciones que produce la diástasis a nivel abdominal.  La buena noticia es que tu diástasis se puede solucionar con un tratamiento combinado que actúe sobre las causas de la diástasis. En concreto, la musculatura se puede rehabilitar con trabajo específico. Más adelante hablaremos de otros elementos fundamentales de la pared abdominal, las fascias y aponeurosis, y su implicación en la diástasis abdominal.

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook e Instagram. Además puedes compartir tus experiencias y enriquecerte de las de otras mujeres en el Grupo de Facebook

Para estar continuamente informado subscríbete a nuestra newsletter en el el apartado de abajo.

Dr. Sergio Salido Fernández, MD, PhD
Facultativo Especialista Adjunto
Cirugía General y del Aparato Digestivo
Unidad de Cuello, Mama y Pared Abdominal mínimamente invasiva.
Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

Volver a Blog de Salud Abdominal

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar