Cirugía Mínimamente Invasiva

La cirugía mínimamente invasiva de la diástasis de rectos consigue reparar esta lesión, mediante técnicas quirúrgicas menos agresivas que las convencionales.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

 

  1. Objetivos de la cirugía mínimamente invasiva de la diástasis abdominal
  2. Reparacion Endoscópica Preaponeurotica (REPA)
  3. Reparación Endoscópica y Lifting Abdominal
  4. REPA asociado a mini-abdominoplastia
  5. Cirugía endoscópica retromuscular
  6. Cirugía laparoscópica
  7. Conclusiones

La cirugía mínimamente invasiva de la diástasis abdominal consigue reparar la lesión mediante técnicas que garantizan unas incisiones muy limitadas y una agresión controlada frente a las grandes incisiones y la agresividad de las abdominoplastias.

Como ya hemos indicado a lo largo de esta página web, la diástasis abdominal es una lesión de los tejidos de soporte del abdomen por un gran aumento de volumen. Los tejidos conectivos se alargan y se hacen mas finos, dando como resultado, una debilidad, que se hace más patente en la zona central la diástasis de músculos rectos. La musculatura abdominal que está sujeta a los tendones y fascias debilitadas, cuando realiza la contracción, no puede transmitir la fuerza de manera eficiente y se atrofia (Imagen 1).

1. Objetivo de la cirugía minimamente invasiva de la díastasis

Los dos pilares del tratamiento de la diástasis de músculos rectos deben se: la rehabilitación de la atrofia muscular y la corrección de la lesión en la línea alba, cuando supere cierto tamaño a pesar de la rehabilitación. Concretamente la cirugía debe garantizar que se reinserten de nuevo los músculos rectos del abdomen al devolverlos a su posición en la línea media. Esto se consigue mediante la plicatura (sutura de aproximación) de la línea alba (ESTUDIO). En casos de extrema flacidez muscular puede ser preciso la plicatura de la fascia del musculo oblicuo externo (plicatura lateral).

La malla garantizan que no vuelva a salir la diástasis.

Además, es importante reforzar también las fascias que recubren los músculos rectos. Para ello algunos cirujanos utilizan prótesis, comúnmente llamadas mallas. Las mallas pueden ser de distintos materiales y suelen tener forma de “rejilla” o “red”. Su acción es de refuerzo al producir una “reacción a cuerpo extraño”. Esta reacción consiste en producir una gruesa capa de tejido conectivo para recubrir la malla y como resultado, se genera una nueva “fascia” con la malla como núcleo. A pesar de lo que se pueda creer, las mallas son seguras y los cirujanos especialistas en pared abdominal están ampliamente familiarizados con su uso, para tratar defectos de pared abdominal. El uso de la malla no solo refuerza la pared abdominal si no que aumenta las garantías de que no vuelva a aparecer la diástasis. (ESTUDIO).

2. Reparacion Endoscópica Preaponeurotica (REPA)

Se trata de la cirugía mínimamente invasiva de la diástasis de rectos más moderna. Combina la posibilidad de actuar sobre toda la línea alba desde el pubis hasta el esternón con un gran resultado cosmético. Descrita en 2017 aplica los principios previamente señalados pero evitando grandes incisiones (Imagen 2) (ESTUDIO).

La cirugía consiste en realizar tres pequeñas incisiones por encima del pubis (Imagen 2). A través de dichas incisiones se expone la línea alba y las vainas de los músculos rectos (Imagen 3). En caso de existir hernias asociadas se reparan durante la disección. Mediante técnicas de sutura endoscópica se realiza la plicatura de los músculos rectos. Se coloca una malla sobre las fascias de los músculos rectos que se fija mediante distintas técnicas. Finalmente se coloca uno o dos drenajes para eliminar el exceso de líquido producido en la zona de la cirugía los primeros días tras la cirugía.

Indicaciones de la técnica REPA

  • Diástasis de más de 3 cm
  • Deseo gestacional cumplido.
  • Al menos 6 meses después del último parto.
  • Haber realizado un periodo de rehabilitación.
  • Mínima flacidez cutánea.

Es la mejor técnica para mujeres delgadas y con nada o poca piel sobrante.

De todas las opciones quirúrgicas mínimamente invasivas se trata de la que probablemente ofrezca un mejor resultado cosmético en casos seleccionados. Además, es la más segura al ser su zona de trabajo inmediatamente bajo la piel y la grasa subcutánea, no habiendo órganos vitales expuestos durante las maniobras quirúrgicas. El dolor postoperatorio es bajo y la estancia hospitalaria mínima, con una baja probabilidad de complicaciones. En la experiencia del autor , como especialista en cirugía de pared abdominal, es la mejor opción para diástasis en mujeres delgadas y con nada o poca piel sobrante (Imagen 4).

3. Reparación Endoscópica y Lifting Abdominal (RELA)

Esta modalidad es una modificación propia del autor para ampliar las indicaciones de REPA en mujeres con gran distensión abdominal asociada a diástasis (comúnmente llamada “tripita de mama”), pero sin presencia de faldón abdominal (el comúnmente conocido como “michelín”). Con esta técnica se puede cerrar la diástasis abdominal y corregir el abombamiento abdominal causado por la debilidad. Para ello se realiza un “lifting” de la pared abdominal. Finalmente se coloca una prótesis de manera similar a la técnica REPA. Esta técnica no elimina la piel sobrante por lo que sus beneficios son aplicables a casos seleccionados, en los cuales los resultados son buenos (Imagen 5).

4. REPA asociado a mini-abdominoplastia

Una situación muy común es la necesidad de una o varias cesáreas a lo largo de la historia reproductiva de las pacientes con diástasis abdominal. En estos casos, a la lesión ya descrita de los tejidos abdominales, se añade una incisión en la línea alba para la extracción del feto, lo que origina dos mecanismos traumáticos de la línea alba y por ello, es muy frecuente encontrar, no solo diástasis, si no hernias y eventraciones asociadas a la cicatriz de la cesárea.

En las pacientes sin hernias asociadas a la cesárea, la cirugía REPA sigue siendo una de las mejores opciones. Pero muchas pacientes tienen piel sobrante alrededor o bajo el ombligo además de cicatrices de la cesárea poco estéticas. En estos casos, el autor asocia a la cirugía de REPA una eliminación de la piel y grasa subcutánea sobrante y reconstruye la cicatriz con técnicas de sutura estética para obtener un resultado cosmético favorable en los casos que estén indicados (Imagen 6).

5. Cirugía endoscópica retromuscular

La cirugía mínimamente invasiva de la pared abdominal es una de las áreas de la cirugía que más se esta desarrollando en los últimos años. Como resultado existen gran variedad de técnicas para la corrección de defectos en la pared abdominal. Las técnicas endoscópicas retromusculares (también llamadas eTEP, o Rives-Stoppa endoscópico) son muy novedosas, pero con unos resultados buenos (ESTUDIO).

La técnica consiste en reparar los defectos y la diástasis en la región inmediatamente bajo los músculos rectos del abdomen y sin entrar a la cavidad peritoneal y finalmente extender una malla en ese espacio (Imagen 7). Su aplicación es en hernias y eventraciones de línea media y laterales, pero en muchos de estos casos se reconstruye además la línea alba con diástasis de los pacientes. En la experiencia del autor es una técnica indicada en defectos grandes y complejos y los resultados cosméticos son buenos pero inferiores al REPA.

6. Cirugía laparoscópica

Aunque el término laparoscopia se utiliza coloquialmente para cualquier cirugía mínimamente invasiva, lo cierto es que se refiere exclusivamente a la cirugía que se realiza penetrando en la cavidad abdominal (donde se encuentran los intestinos o demás órganos abdominales) (Imagen 8). Se trata de la vía de abordaje con mas historia y que cuenta con más experiencia (ESTUDIO).

Como en el caso de la cirugía retromuscular, sus indicaciones están dirigidas a hernias y eventraciones, sólo reparándose la diástasis durante estas intervenciones. Además, la necesidad de trabajar junto a las vísceras abdominales puede aumentar el riesgo de lesiones en manos no expertas. Por ello el autor desaconseja esta vía de abordaje para la diástasis de rectos sin hernias o con pequeñas hernias primarias. Además los resultados estéticos también son inferiores a la técnica REPA.

7. Conclusiones de la cirugía mínimamente invasiva de la diástasis

En resumen, existen gran variedad de opciones de cirugías mínimamente invasivas para tratar los problemas de la pared abdominal. Sin embargo, son cirugías que demandan un alto nivel técnico y experiencia para el cirujano. Por ello su correcta indicación, aplicación y éxito sólo esta en manos de los cirujanos especialistas en pared abdominal . Además, la cirugía de manera aislada sólo es una parte de la solución del problema. Para una solución integral de la diástasis abdominal es necesario un abordaje multidisciplinar que incluya fisioterapeutas, rehabilitadores y cirujanos.

Si padeces una diástasis abdominal o algún otro problema de pared abdominal no dudes en solicitar información a través de nuestro contacto. Tu caso será estudiado y se puede solucionar.